Es probable que haya más de un motivo para elegir un viaje o un destino y no otros pero lo que sí parece claro es que la forma