Hoy ya es un plato típico leonés: las patatas fritas. Las de Casa Blas, claro.