Para muchos de nosotros no puede existir un otoño sin setas. Es inimaginable. Y si encima nos gusta buscarlas (que encontrarlas ya es más complicado), muy difícil se nos